Tlön, Uqbar, Codex Seraphinianus.


A veces este no parece ser un universo correcto. O tal vez sea el único y sólo estoy enfadado con él en ciertos momentos; de cualquier forma me encantan las realidades esas que dizquealternativas. Me encanta el “Sonido del Trueno” de Bradbury, el “Ataque de los Cybermen” de Doctor Who, y “Días del Futuro Pasado” de los X-men.

Universos paralelos, líneas del tiempo más retorcidas que la política de México y el cambio de todo lo que conocemos siempre son buenos aditivos a cualquier historia, sea comic, serie de televisión o libro.

¿A dónde va esto? Pues que me autorregale de cumpleaños el libro “Ficciones” de Borges y me topo con “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” ocacionando uno de esos delirios como cuando uno relaciona todos los cabos sueltos de una película antes de tiempo  (o entiende Final Crisis después de la séptima leída).

La diferencia en “Tön…” es que el universo paralelo es originado en la mente de una sociedad secreta. Moldeando pensamientos, y manipulando información,  la humanidad ha creado su propio cosmos imaginario perfecto, un lugar donde la psicología es el tronco de un intrincado y hermoso árbol de actividades que crece al infinito renovando arte, matemáticas, literatura…. todo.

La humanidad le da la espalda al universo de lo incontrolable, de los fenómenos, lugar regido por las leyes de los dioses (inhumanos) y abraza el laberinto de Tlön como su nueva realidad, ahora espacio de lo entendible. ¿De qué manera? Plasmando los pensamientos en el Orbis Tertius, la enciclopedia del mundo imaginario (al principio) y dándolo a conocer al mundo.

La idea básica es: las historias tienen poder. Y “Tlön” es una muy buena, no es de sorprender que existan cosas como el Codex Seraphinianus: el avión con LCD más grande que se ha realizado en la hsitoria de la humanidad.

Esta enciclopedia escrita en un lenguaje imaginario creada por Luigi Seraphini, nos describe un lugar imaginario. Así es, es un libro escrito en otra lengua, con imagenes descriptivas de un loco mundo. Pero en serio demente… ¿qué tan demente?

Pues…

Los árboles migran…

Los peces-ojos se esparcen a travéz del océano…

Las personas no son personas…

Y los arquitectos realizan obras que sigue la física de su mundo…

Ese es el mundo bizarro del codex. Lo ví (el lenguaje es totalmente inventado, así que el codex sólo se puede ver, no leer) antes de leer la historia de Borges, y cuando imaginaba Uqbar, el país imaginario, veía algo parecido a las imagenes (como si Escher y Dalí tuviera un encuentro artístico y se pusieran a plasmar lo más loco que se les ocurriera). Desgraciadamente aquí no se promueve la piratería (coff coff), por lo que no pondré el link de descarga.

Y me voy que es mi cumpleaños y tengo que dormir….

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: