Una cosa es una cosa….


y otra cosa es Tool.

 

Pero antes de aburrirlos con una reseña, los aburriré con una anécdota:

Mi historia con el Metal es muy complicada. De repente me encantan los gritos de Ozzy y en ocaciones terminan en un rincon de mi audioteca virtual acumulando bits y bits de polvo virutal mientras Morrisey me salva de deprimirme y Sopor Aeternus me asusta mientras baila. Pero siempre hay un grupo constante, que me acompaña desde que aquellos lejanos días en los que tenía mi Gabe Cube. Ese grupo, esos artistas tan cabrones que me parecían un subconjunto dentro del metal se llaman Tool, y son geniales.

En preparatoria era común asistir al billar saliendo de las clases con los amigos. El “Emily” era el elegido en la mayoria de las ocaciones y gracias a el me fue hecha una revelacion mientras pendejaba (¿qué raro no?) y escogía la mesa para jugar:

En una pantalla que adornaba el lugar aparecía una serie de imagenes acerca de un ente parecido a un ser humano retorciendose y relacionandose con alguien de su especie, culminando en una fusión y la explosión de una estrella mientras se escuchaba una perturbadora voz que grababa en mi mente la frase “I know the pieces fit”….

Fue cuestión de preguntar el nombre de la banda y descargar “Lateralus” para hacerme fan… bueno lo anterior es mentira. En realidad en su momento (y para veguenza de lo que esto escribe) sólo escuchaba “Shism” una y otra vez mientras ignoraba por completo el resto de las canciones. Fue hasta que me convencí de que tenía que absorver ese disco que me dí cuenta de que estaba ante algo tan inspirador.

Una yuxtaposición de temas como lo es “Parabol/Parabola”, una representación de las relaciones humanas como “Shism”, un sin fin de rumores y posibles interpretaciones a las letras y estructuras del disco, la serie de Fibonacci, el árbol de los Sephiroth, la Qbala,  la voz de Keenan, y los mensajes de superación (o mejor dicho evolución) personal hacen que este no sea un simple album, sino un conjunto de experiencias que merecen un apartado especial dentro del subconciente del que lo escucha…

Supongo que una palabra para describirlo, junto al video que encabeza la entrada, sería “Intrigante”. ¿Pero no lo es acaso todo lo que vale la pena en esta vida?

 

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: