Me encanta facebook.


Sólo quiero decir eso. Está genial ese pedo de la red social.

Es como esos capítulos de la Rosa de Guadalupe tan malos que dan risa y entretienen, sólo que aquí hablamos de banalidad e hipocrecía a tan altas dosis que resultan una divertida comedia, un reflejo segmentado y seleccionado de todo lo que este mundo contiene según el criterio de lo que pensamos que a los demás les gusta…

 

Cada palabra, cada afirmación y cada “Me gusta” sólo esconde soledad e incomprención, como si cada actualización de estado dijera: “Hey, ¿qué pendejada le vas a gritar ahora a ese mundo que nunca escucha?”. Pero resulta que ese mundo si lo escucha y lo critica y lo ataca y lo desaprueba, mientras le da click a un botón con un dibujo de una manita.

 

Facebook no nos acerca, nos hace dependientes de nuestras propias ideas, de lo que queremos mostrar y lo que queremos llegar a ser. Pero no es muy diferente la vida en sí, y en cierto sentido tener un carro nuevo tiene la misma importancia que anunciar dicha compra a todo el mundo a travéz de internet.

 

Estamos hechos de ilusiones e inseguridades, pues son las marcas de nuestras máscaras; ¿Somos tan diferentes debajo de ellas? Pues muchos utilizan facebook,  ¿o no?…

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: